Seamos héroes

Domingo, 27/09/2015

 

  Ser amante, ser héroe.

  Me enamoro. Supongo que sí, que me ayuda a olvidarme de mí, es como estar con dos copas de vino toda la jornada,  centrada en la mente, y en el cuerpo del otro.  El amor se mueve con una mecánica similar a la del mar, es cierto. Por eso tal vez, las tareas cotidianas se vuelvan fluidas y alegres, como si una anduviese dentro del agua ; desperezarse, ducharse, tostar el pan, desayunar, fumarse un cigarro, pensar en un viaje, hacer la compra, hacer la cama, llamar a mi madre…. Todos los caminos andados quedan atrás, arrumbados en las esquinas, y las acciones toman formas nuevas, genuinas. La vida entonces parece ligera, brillante. Como un folio en blanco. Las velas se llenan de viento….y ya no molesta el corazón como si de un cuerpo extraño se tratase,  como un objeto  que no encaja en tu habitación.

‘Ser amante, ser héroe, ser feliz… ‘es de Pessoa, de su ‘libro del desasosiego’
Yo he andado siempre entre la melancolía y la euforia, y creo que la heroicidad requiere una cualidad más estable… “Los amantes, héroes”, me gusta. Un título que no abarco, lo tomo como un comienzo. Como el futuro.

Seamos héroes.

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.