México, soy tuya

Miércoles, 10/08/2016

  Estoy en Querétaro, una ciudad al norte de Ciudad de México, dentro del estado del mismo nombre. En casa de mi amiga Belén. He terminado una canción. Se llama "Enséñame a llorar" aunque podría llamarse " Oaxaca" o "el avión" o no sé... Tus ojos insomnes también. Me encanta buscarle título a la canción una vez terminada, no me angustia ni me requiere concentración, es un ejercicio relajado.,, como lo era estirarme después de bailar. 

 Estoy contenta porque hace tiempo que no terminaba una canción de la que me sintiese satisfecha. 

 

  En unas semanas, o en unos días, a ver, en cuanto estén masterizadas, que es esa cosa mágica que parece que no se va a notar y es todo, como cuando una cree no necesitar lavarse el pelo, y cuando lo hace, tachán, ve la diferencia, pues eso, en un pequeño espacio de tiempo, saco un Ep con tres canciones que se quedaron varadas de "los amantes" no porque pensase que eran peores, si no por ser distintas. Una es 'México', la escribí antes de conocer este país, así que no habla de sus colores, ni sus playas, ni del acento embriagador de sus gentes, habla de un chico mexicano que conocí en Madrid, y de los ecos que a través de él me llegaron de estas tierras. Casualidad no casual que ahora quiera sacarla. El estribillo dice: "me gustas tú", cuando estábamos en plenas mezclas, yo invité a mi novio de entonces a que la escuchara y él sufrió un ataque de celos retroactivos porque el estribillo suena en un presente muy indicativo. Así que por el bien de una relación que tampoco tenía futuro ( pero yo no quería verlo entonces) decidí no sacarla y esperar a que la tormenta pasase. Error. Nunca mezclar arte y conflictos de pareja. Pero entonces sólo deseaba que la pareja funcionase. Y como no lo hizo , ya vuelvo a la canción, y aunque no sea la mejor, me gusta. Sin más. Y espero que a vosotros también.

 Las otras dos son "Plaza de España" y "Al-Andalus" , la primera es muy triste y la dejé fuera porque varias personas me dijeron que les recordaba a la Chica de Ayer de Antonio Vega. Miré los acordes de esta, y sí, es la misma armonía, en una etapa de mi vida, escuché sin parar a este artista enorme. Así que sí, es verdad, en algo se parece, el estribillo sobre todo. En lo demás pues yo creo que no tiene nada que ver, y no pienso dejarla en el cajón por eso. Y además creo que a Antonio le gustaría :) Y luego Al-Andalus es una canción que me gusta mucho, es tranquila y alegre, y me gusta cantarla. Me pone contenta. 

 

  Las tres hablan de lugares. Una vez Pablo Novoa me comentó que le hacía gracia cómo siempre nombraba calles, plazas, ciudades... en mis canciones. Yo, como siempre, no me lo tomé del todo bien, pensando que era una crítica más que un comentario sin más, pero fuera lo que fuere, ahora creo que es algo que siempre hago inconscientemente. Pero es que creo que los lugares son el comienzo, nos modifican, nos identifican, algunos nos relajan, otros nos aterran, y otros nos predisponen a amar. ¿ De dónde eres? Esa es la primera pregunta del extraño. La segunda, a veces, es: ¿Adónde vas? Asi  es, y así lo siento ahora que estoy tan lejos de Al-Andalus, y me veo pidiendo salsa picante para la tortilla en los desayunos. Y qué bonito que sea así... ahorraríamos mucho sufrimiento si nos dejásemos empapar más por los colores del mundo, de allá adónde vamos,y dejásemos de defender el nuestro como el único, el válido, el mejor.  Es tan grande el planeta... Tan bello, y es de todos. Siempre me siento parte de allá adónde voy. Me enamoro y sólo quiero eso, ser la amante más fiel.  Aunque no sea fácil, ni cómodo, ni seguro, aunque sea tan distinto a mí, a mis pliegues y a mis calles, tan distinto a mis costumbres. Pero sí, gana el amor, México querido, soy tuya. Salsa picante, por favor.

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.