Licencia para matar

Jueves, 08/01/2009

  Me encanta el disco de Bob Dylan, Infidels. No es de los más conocidos ni de los mejores. Pero a mí me encanta. Tal vez porque las guitarras se las reparten Mark Knopfler y Mick Taylor... y hacen un buen tándem. La portada es de una sencillez tremenda, como una foto de andar por casa, Bob Dylan serio, en actitud  penitente, ocultando su mirada tras las gafas de sol, el pelo enmarañado, barba de semanas...me gusta, no sé, me relaja, me gusta mirarla.  O será que me gusta él...al margen de su música, me parece uno de los hombres más sexys de este planeta. Dentro, lo tengo en vinilo así que es una foto grande, él agachado, en lo alto d euna colina, cogiendo una piedra, y al fondo Jerusalén, la ciudad santa. Me viene a la cabeza, es el pensamiento al que él creo que quiere guiarnos, una frase de la Biblia,  'Quien esté libre de pecado, que tire la primera piedra'
 Pienso que me gustaría como a Dylan poder tirarla. No por el hecho de estar libre de pecado y toda esa pureza del catolicismo sino por el peso de la culpa que para mí es también el peso del amor. Aprender a amar lleva un tiempo y puede olvidarse muy deprisa. Y siempre se hace daño, nos hacen daño, y siempre hay culpa. Ninguno podemos tirar esa piedra. Preciosa foto.

 Al final de la cara A salta este pedazo de canción, 'License to kill'. No soy muy dada a aprenderme canciones porque no soy rápida, la verdad. Pero esta, nada más oírla, cuando apenas aporreaba la guitarra, me la aprendí. La letra es inmensa. Me tomé la 'licencia' de traducirla, necesitaba saber de qué diablos hablaba. Me pasó igual con 'Sweetheart like you', otro tesoro de 'Infidels'. 
'Lo colocan en un lugar donde está abocado a enfermar', me pone los pelos de punta esta frase. Como el hombre es víctima del lugar en el que lo coloca la sociedad, el lugar en el que le delimitó su propia madre al enseñarle a caminar, límites equivocados. 'El lo quiere todo y lo quiere a su ritmo'. 
 Me parece importante que haya sido un hombre quien firma esta canción. '¿Cuántos caminos un hombre debe andar para que Hombre lo puedas llamar?' ( Blowing in the wind) Echo de menos que en mi país no sean precisamente los hombres, aunque sólo fuese por defender el honor de su género, los que estuviesen más implicados en la violencia hacia la mujer y la desigualdad. Siempre somos nosotras las que más lo denunciamos, en la política, en el arte, en el metro..y en las reuniones familiares.

 Os dejo el enlace del vídeo:

http://tu.tv/videos/knopfler-y-dylan-license-to-kill

   Yo también fui educada para apoyar y admirar al hombre, para escucharle, para potenciar sus habilidades, para buscar su amparo, su protección. Aún oigo a veces dentro de mí la voz de mi madre dándome sutiles instrucciones al respecto. Como en 'Un mundo feliz', de Huxley...lleva tiempo desarticular esa manera de pensar tan bien aprehendida, es una tendencia tan incrustada en el consciente particular y subconsciente colectivo que una siempre ha de estar alerta para detectar comportamientos donde la desvalorización y la humillación vienen servidas en bandejas de plata. Lo triste es que el hombre es a su vez verdugo y víctima también de su comportamiento, fueron enseñados por esa madre para esperar su ideal de mujer, para recibir nuestra admiración, nuestro apoyo, nuestro servicio y nuestra entrega incondicional, ese espejo del que habla Dylan, donde mirarse siempre, olvidando que la paridad es una condición necesaria para que cualquier relación de pareja funcione, y sea plena. Al no encontrar ahora ese espejo, perenne en la pared, para su uso y disfrute, la eterna 'mujer de', surje en él una frustación iracunda que le lleva a agredirla. Cuando un animal tiene miedo, ataca. Pero ese miedo, estuvo siempre ahí, latente y escondido, sujeto por una falsa ilusión de control. Nadie les permitió llorar por ese miedo. Y ahora ya es tarde para enseñarles a llorar.
 

74 mujeres murieron a manos de sus parejas en 2008. Sale casi a dos asesinatos por semana. Le doy vueltas al hecho de que nos hemos acostumbrado. Y es que es triste verlo en el telediario y pensar, 'Vaya, otra más'
 Y algo debemos estar haciendo mal todos porque los enfermos no deberían estar en la calle. Hoy justo han dado una noticia en la radio: han encarcelado a una pareja por incumplimiento de la orden de alejamiento del agresor. 6 meses para él y 4 meses para ella, que afirmaba que ya no había peligro. Enfermos los dos, ¿Son las rejas la única manera de separarlos para que no se hagan daño? Está visto que a veces sí es así. Me viene a la cabeza una gran película sobre este asunto: 'El secreto de sus ojos'. Ojos que hacen que muchas mujeres tiemblen de miedo en su propia casa.
Aquí os dejo la letra de la canción, mi versión traducida, es mi manera de entender a Dylan, así que no puede llamarse traducción. También creo que la poesía es un género difícil de traducir, y mucho menos por mí, que a veces me cuesta la vida hasta traducirme a mí misma. 
Y el vídeo...no dejéis de verlo.
 

  Licencia para matar. Bob Dylan

(interpretación libre, Marta Tchai)

El hombre piensa que si gobierna la tierra,
Puede hacer con ella lo que quiera,
Y si las cosas no cambian pronto, así será.
Él inventó su noche oscura,
El primer paso fue tocar la luna.
Y aquí una mujer llora en mi escalera,
Mientras aún la noche crece más,
Ella dice ¿quién le quitará su licencia para matar?

Ahora lo agarran y le enseñan..lo arreglan para la vida.
Lo colocan en un lugar 
donde está abocado a enfermar.
Después lo entierran con estrellas,
Venden su cuerpo como una moto vieja.
 Y aquí una mujer sentada en mi escalera,
Mientras aún la noche sigue creciendo,
Ella dice ¿quién le quitará su licencia para matar?

Ahora él está rozando la destrucción, está asustado y confuso.
Su cerebro 
ha sido mermado con gran habilidad.
Todo en lo que cree son sus pupilas,
 y sus pupilas sólo le cuentan mentiras. 
Y aquí una mujer, sentada en mi escalera,
Mientras aún la noche sigue creciendo,
Ella dice ¿quién le quitará su licencia para matar?

 Puedes ser un ruidoso, un espiritual,
Un Don Juan Tenorio o un matador de toros.
Dar la vuelta a todas las piedras por voltear.
Puedes ser un actor en una pecera,
Eso puede ser todo lo que obtengas,
Hasta que tu error al fin aprendas.

Ahora él adora un altar de agua estancada,
Y cuando ve su reflejo, 
Le ciega, no puede ver nada más.
Oh, el hombre contrario al juego limpio.
Él lo quiere todo y lo quiere a su ritmo. 
Y aquí una mujer sentada en mi escalera,
Mientras aún la noche sigue creciendo,
Ella dice ¿quién le quitará su licencia para matar?

   Es amplia la tonalidad hasta llegar al negro....a ese color del que ya no se puede volver. Muchos los gastan y muchas lo permitimos.

   Gracias, Bob,

Marta Tchai. 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.